Todo lo que debes saber del Marketing Social

marketing social

Si has llegado hasta aquí pensando que el marketing social es hacer campañas en redes sociales, sentimos decepcionarte.

Pero ahora ya que estás, quédate porque te vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre él y por qué puede ser muy positivo para tu marca o empresa.

Qué es el marketing social y cuál es su propósito

El concepto de marketing social se refiere a los esfuerzos para modificar el comportamiento público hacia uno más deseable por la sociedad. Si está definición de Kotler (el papá del marketing actual)  no te dice gran cosa, lo verás mejor con ejemplos.

¿Recuerdas esas campañas publicitarias de tráfico de “si bebes no conduzcas”? ¿O el “póntelo, pónselo”? ¿O quizás “ si tú reciclas, él recicla”? Pues son campañas de marketing social.

A la sociedad le sale caro que causemos accidentes, que contagiemos enfermedades, que nos droguemos, que tiremos basura por todos lados o que destrocemos cosas. Así que, con este tipo de marketing, se trata de cambiar nuestro comportamiento a otro más beneficioso para la comunidad.

Marketing socia

Los objetivos del marketing social son cambiar formas de pensar, hábitos de consumo, comportamientos y generar nuevas actitudes. No creas que te han manipulado ni nada, se trata de que todos vivamos mejor.


El origen del marketing social tuvo lugar en 1971,cuando el señor Kotler y el señor Zaltman, propusieron utilizar las técnicas del marketing comercial para campañas que beneficien a la sociedad. Pero desde estos dos autores, la cosa ha ido evolucionando.

En el marketing social actual, son las empresas las que han tomado parte y se impone el marketing social corporativo o marketing con causa.


Marketing social vs marketing con causa

Aunque puedan parecer lo mismo, no lo son. El marketing social no busca un beneficio económico, aunque casi siempre lo habrá como consecuencia de mejorar un comportamiento social. Por ejemplo, las campañas para dejar de fumar no buscan vender nada, pero el beneficio está en el ahorro económico que se produce en sanidad.
El marketing con causa busca un retorno de la inversión a través de promover acciones sociales. Por ejemplo, si tu marca colabora con una ONG, busca que se la asocie positivamente y probablemente persigue ganar visibilidad.

A lo largo de este artículo hablaremos de ambos tipos de marketing.


Por qué es importante el marketing social

¿Cuál es la importancia del marketing social? O bien no has leído el anterior apartado o nos hemos explicado fatal.

En cualquier caso, este tipo de campañas son importantes para una transformación positiva de la sociedad. Y ya no solo a través de los gobiernos, sino que las marcas y las empresas tienen la responsabilidad y oportunidad de generar impactos positivos.

En una sociedad en la que el consumidor cada vez está más informado y es más consciente de los problemas sociales y ambientales, las empresas no pueden lanzar solamente productos al mercado, sino que deben desarrollar estrategias para acercarse al consumidor.

Y ahí es donde el marketing social corporativo entra en juego. Y tú no quieres quedarte fuera, ¿no? Pues te interesará el último apartado de este artículo.



Marketing social: ventajas y desventajas

Los beneficios del marketing social son claros como las aguas de Bora Bora: mejora nuestra sociedad. Pero veamos los beneficios del marketing con causa para las empresas:

  • Mejora de la sociedad. Si has leído hasta aquí es que eres buena gente y quieres lo mejor para todos, ¿no?

  • Mejora de la imagen de empresa o marca. Está claro que muchas usan este tipo de marketing para lavar su imagen, pero eso  no es de lo que hablamos aquí. Se trata de aportar de verdad a la sociedad y que como consecuencia de ello, la gente tenga una buena imagen de nosotros, pero real.

  • Empatizar con el cliente. Se termina formando un vínculo emocional entre cliente y marca. Y al final esto es lo que desean todas las marcas.

  • Mejora de las ventas. Es evidente que si te ven con buenos ojos, te comprarán con más gusto.

Pero esto no es el país de la piruleta y el marketing social tiene desventajas. Pocas, pero las tiene:  

  • Va slowly. Cambiar el comportamiento y el pensamiento de las personas es lento y no se ven resultados rápidos. Si eres de esas personas que el ADSL le parece el colmo de la lentitud, esto igual no es para ti.

  • Críticas. Cuando nos posicionamos a favor o en contra de algo, nos enfrentamos a algo muy común hoy en día: el linchamiento de los que opinan otra cosa. Así que cabe la posibilidad de que lluevan críticas en redes sociales y se produzca un boca a boca negativo. Tampoco es especialmente dramático porque estaremos alejando a los que no son clientes nuestros.

Y ahora es cuando estás pensando “¡Uf! Lento y exposición a la sesgada opinión ajena. El peor invento de la historia.” Pues no, my dear friend, porque esto es lo que buscan los consumidores hoy en día. Marcas y empresas transparentes, reales y que aporten a la sociedad porque es lo correcto.



Marketing social ejemplos

Sabemos que te molan los ejemplos porque nos muestran todo de una forma práctica y encima te dan ideas, así que aquí van unos cuantos ejemplos de marketing social (corporativo y no corporativo).



Patagonia

Esta marca de ropa nos incita a no comprar con sus campañas. Parece un locura decirle a alguien que no compre nuestro producto, pero el marketing socialmente responsable debe ser sincero, y antes de comprar está eso de reducir, reparar, reutilizar… Con esto la marca se gana nuestra confianza.

ejemplo marketing social patagonia

Eyes on the road

Volkswagen lanzó una campaña para concienciar del uso del móvil al volante con una gran repercusión. El objetivo está claro que no era vender coches (¿manoslibres quizás?).



Nazis vs. Nazis

No te vamos a mentir, nos moló el nombre, pero además se trata de una serie de campañas de marketing social de la fundación alemana Exit para ayudar a personas a rehacer su vida después de participar en movimientos nazis.

Se expone el comportamiento de neonazis para concienciar de lo absurdo que resulta.

Guns with Stories

Si piensas en Estados Unidos antes o después acabas pensando en armas, ¿no?. No tienen un problema pequeño y al gobierno se le ocurrió una campaña bastante original.

A las personas que querían comprar un arma se les contaba la historia detrás de cada una de las armas. Algunas de ellas fueron usadas en masacres escolares o muertes accidentales de familiares.

Ninguna de las personas que entraron a las armerías que participaban en el programa compraron ningún arma.

Suponemos que la armería acabó vendiéndoles otra cosa, pero no un arma.

Ejemplo marketing social


Muy guay los ejemplos, está claro, pero tú no tienes esa capacidad y esos recursos para impactar e influir en la sociedad. ¿Cierto? Bueno, no creas que no puedes hacer grandes cosas. Sino veamos cómo hacer marketing social con tus propios recursos.


Cómo aplicar el marketing social en tu empresa


Como decíamos, el marketing social en empresas es cada vez más relevante y para poder aplicarlo en tu caso necesitas algo clave: un plan de marketing social. Sí, es un plan de marketing, pero un poco particular. Recuerda que aquí el objetivo no es un beneficio económico directo, sino mejorar un problema social.

Te contamos los pasos a seguir para crearlo:

  1. Identifica un problema: Busca un problema social que te preocupe y que encaje con tu marca o empresa. La coherencia es importante.

  2. Infórmate al máximo: Aprende todo lo que puedas sobre ese problema. ¡Estúdialo todo! Deberás identificar las causas del problema y encontrar posibles soluciones. También debes conocer las actitudes y valores del público al que te diriges.

  3. Formula objetivos: Los objetivos del plan deben estar enfocados a solucionar el problema que has detectado o al menos colaborar para mejorarlo.  

  4. Diseña estrategias de marketing social: En esta fase debes diseñar las estrategias o acciones que llevarás a cabo para lograr el objetivo u objetivos que te hayas planteado. ¡Toca pensar y ser original!

  5. Ejecuta el plan: Nada más que añadir.

  6. Mide y ajusta las estrategias para ser más eficaz.

Como ves, se parece a un plan de marketing comercial. Así que ahora te toca a ti ponerte en marcha. Recuerda que si necesitas que te echemos un cable con esto, no tienes más que enviarnos un mensajillo o dejar un comentario y comenzaremos a trabajar tu marketing social.


negocio sostenible